Cristina Narbona: “Voté en contra de la reapertura de Garoña porque Nuclenor no ha terminado de aplicar las medidas de seguridad que le exigió el CSN”

La exministra de medio ambiente y miembro del CSN explica en el Informativo Medioambiental de Castilla-La Mancha las razones de su voto en contra en el pleno del CSN en el que se decidió conceder a Nuclenor (Iberdorla + Endesa) la renovación de autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña. La consejera señala que su voto en contra se debe a que Nuclenor no ha terminado de aplicar en la central burgalesa las medidas de seguridad exigidas por el CSN a todas las centrales españolas, unas medidas que empezaron a aplicar tras el aprendizaje de la catástrofe nuclear de Fukushima. Además, el último pleno del CSN sienta un precedente “injustificado” para la consejera, ya que por primera vez se concede la renovación de autorización de explotación sin determinar por cuánto tiempo se le permitirá operar. Por otro lado, los técnicos del CSN estiman que la central tardaría más de un año en volver a producir electricidad, siempre y cuando termine de aplicar en ese tiempo las medidas de seguridad que aún no ha terminado de instalar.

Esta central dejó de operar, tal y como explica la Consejera, porque Nuclenor no podía hacer frente al pago de una serie de impuestos. No obstante, “el PP hizo una serie de cambios normativos para facilitar a Nuclenor la reapertura de Garoña”, una central que, según la exministra, es la más pequeña de las centrales españolas y cuyo aporte al sistema eléctrico no es imprescindible para que los ciudadanos tengan garantizado su consumo eléctrico, sobre todo cuando “España produce energía suficiente como para vender electricidad a otros países”, añade Narbona.

En el plano de la gestión de los residuos nucleares, la guinda del reto nuclear, la consejera del CSN considera que cuanto más tiempo estén abiertas las centrales nucleares, más residuos radiactivos habrá y más difícil será gestionarlos. En este sentido, Narbona reivindica la necesidad de actualizar el Plan Estatal de Gestión de Residuos Nucleares, ya que el último se aprobó en 2006 y es una exigencia de la directiva europea de 2014. Además, también recuerda que el Gobierno debe decidir cuánto tiempo deben durar las centrales nucleares.

Sobre el ATC, Narbona recuerda que el Ministerio de Industria debe dar la autorización para su construcción en Villar de Cañas y que el año que viene el CSN deberá pronunciarse sobre este asunto para apoyar o no el comienzo de las obras.

Además de la situación de la energía nuclear, Narbona también opina sobre otros asuntos de actualidad ambiental, concretamente sobre el anunciado pacto nacional por el agua del que hablaron los presidentes de Murcia y Castilla-La Mancha en la pasada conferencia de presidentes autonómicos. La exministra, que impulsó la construcción de desaladoras en el levante español durante su mandato (2004-2008), considera que hablar de pactos del agua en España debe, obligatoriamente, no considerar a los ríos como “simples cañerías”, sino como “generadores de vida”, valorando y protegiendo su valor ecológico. Asimismo, como comisaria de la Global Ocean Commission, reivindica que “se puede vivir mejor consumiendo menos y destruyendo menos el planeta”.

Fotografía: Efeverde

Publicado originalmente en El Observador de Castilla-La Mancha

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *